CCIB Barcelona

15 & 16 marzo 2023

A@W Newsletter

Ser arquitecto en el siglo XIX versus serlo hoy

3 marzo 2022

El Modernismo en Barcelona marcó un momento singular en el ejercicio de la profesión. ¿Cómo evoluciona ésta a lo largo del tiempo? ¿Qué cambia y qué permanece en el siglo XXI?

 

Texto por Marta Rodríguez Bosch

 


La icónica Manzana de la Discordia, en Barcelona. De derecha a izquierda: las casas modernistas Batlló de Gaudí,  Amatller  de Puig i Cadafalch y Lleó Morera de Domènech i Montaner. En la esquina, la Casa Mulleras de Enric Sagnier, algo posterior. © Marcela Grassi. Del libro Sagnier y los modernistas


Cuando el grupo de arquitectos modernistas barceloneses ejercieron a finales del siglo XIX y principios del XX, la ciudad de Barcelona en particular, y el mundo en general, no eran desde luego los mismos que hoy. Con Antoni Gaudí como la figura más internacionalmente conocida,  junto a él destacaron otros nombres por derecho propio: Lluís Domènech i Montaner, Josep Puig i Cadafalch, Enric Sagnier i Villavecchia y Josep M. Jujol, este último colaborador del primero y el más joven del grupo, además de prodigioso dibujante ambidiestro.

 

Por lo pronto, 1871 figura como fecha de creación de la Escuela de Arquitectura de Barcelona, un hito en la formación de los futuros profesionales. Allí estuvieron ellos en su papel docente, cuando el arquitecto empezó a despuntar con nombre propio en la sociedad para la que proyectaba. El recién editado libro Sagnier y los modernistas. El oficio de la arquitectura 1880 – 1930, escrito Lluís Permanyer –decano del periodismo en Barcelona, especializado en historia de la ciudad- contextualiza como fueron esos intensos años del Modernismo, alrededor esta figura  y sus cuatro insignes colegas, en una época singular.

 


Retrato de Enric Sagnier en su  despacho tomado en 1915 por Francesc Serra. © Del libro Sagnier y los modernistas, escrito por Lluís Permanyer

 

Según Permanyer, “el movimiento modernista estalló con gran fuerza desplazando la arquitectura anónima de los maestros de obra”. Una figura que hasta entonces detentaba la responsabilidad de las construcciones, sin arrogarse autorías. La irrupción del Modernismo fue un cambio definitivo en este sentido. Un estilo que concentró el entusiasmo de una joven generación: abrazo el “Arte nuevo” y rindió pleitesía a la curva (el cop de fuet) y la naturaleza, beneficiándose de la maestría y saber hacer de una larga tradición de talleres, artistas, artesanos y operarios muy cualificados.
El tiempo de los arquitectos modernistas fue también el de unas artes aplicadas que deslumbran, con ebanistas, yeseros, forjadores, vidrieros... responsables, en bastantes edificios, de la mejora de los diseños gracias al dominio y maestría de su oficio.

 

El libro de Permanyer resulta un estímulo para reflexionar sobre cómo ha evolucionado a lo largo del tiempo la profesión. Qué ha cambiado y qué permanece como esencia. Si los arquitectos modernistas se ocuparon en buena medida  de edificar bloques de viviendas para la burguesía catalana en el nuevo y flamante Ensanche trazado por Cerdà, poniendo énfasis en la expresión libre y ornamental en sus obras, ¿cuál sería el principal rasgo distintivo y misión de la arquitectura del siglo XXI en Barcelona?

 


Sede del COAC, proyectada por Xavier Busquets a inicios de los 60s. Fue entonces cuando se colegió la primera mujer arquitecta.  © COAC


Para Assumpció Puig, decana del Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (COAC), “el arquitecto siempre se ha ocupado de dar soluciones a las necesidades que tiene la sociedad”.  En este sentido esencial, muchas diferencias no hay.  No obstante, señala que hoy la edificación no está en manos de las familias burguesas prestas a que cada finca fuera una obra sin precedentes, en una Barcelona en pleno despliegue. Sino en manos de grandes promotores, en su mayoría. Y también de un incipiente movimiento de cooperativas, con proyectos que inciden en la comunidad.

 

“Ahora, en nuestro país, hay una emergencia habitacional a la que dar respuesta desde las políticas públicas y privadas. Pero el arquitecto en sí mismo es un profesional que pone a disposición de la sociedad sus conocimientos”. Sitúa las principales preocupaciones en lo social y la crisis climática, remarcando que la edificación es responsable de un sustancial % de consumo de energía y de emisiones de CO2.  Puig, así mismo, destaca el capítulo de la rehabilitación de viviendas vinculada a la eficiencia energética, que además evite la denominada pobreza energética de los hogares.

 


La Barcelona de un siglo después del Modernismo tiene otras necesidades arquitectónicas y  habitacionales. © Mrb


El hecho de que Assumpció Puig sea la primera mujer arquitecta en detentar la dirección del COAC ya es en sí mismo un cambio sustancial. No fue hasta 1962 cuando se colegió una arquitecta. La década de los 80 del siglo XX  supuso un avance en su cuota de presencia en Cataluña. Hoy representa casi un 33% del total de colegiados. Aunque si uno se asoma a las aulas de la universidad, se diría que ya hay equiparación. Y si desglosamos la franja de colegiados entre 28 y 35 años, las mujeres superan a los hombres. “La profesión va a dar un vuelco –afirma Puig-. Creo que la arquitectura es una profesión social.  Siempre ha de tener presente a las personas y tiene mucho que ver con el cuidado de estas”.

 

En el año 1931, cuando se fundó el COAC, en Cataluña habían colegiados 254 arquitectos y ninguna mujer. A día de hoy, son 10.948 colegiados. Datos que también revelan la gran expansión que ha experimentado la profesión en menos de un siglo.
Para Lluís Permanyer, lo que sigue caracterizando al arquitecto –explicaba en la presentación de su libro- es que “realiza un ejercicio hacia el exterior, de relación con compañeros y otras profesionales, trenzando relaciones. Algo que le diferencia del poeta que lleva a cabo un ejercicio de soledad”.

Ser arquitecto en el siglo XIX versus serlo hoy
Volver al resumen

A@W Newsletter

Manténgase informado, suscríbase a nuestra newsletter mensual.

>> Suscríbase

¿Le interesa tener visibilidad en nuestra newsletter?

>> Haga clic aquí

Lighting partner

Media

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En colaboración con

 

Design & Plan