CCIB Barcelona

15 & 16 marzo 2023

A@W Newsletter

Abriendo camino en un mundo de hombres

28 abril 2022

Las mujeres arquitectas están en alza. A pesar de estar todavía infrarrepresentadas en los puestos directivos, no se puede pasar por alto que en 2022 más de la mitad de los estudiantes son ya mujeres, que están conquistando espacios, edificios y ciudades enteras para ellas.

 

Tuvo que pasar mucho tiempo, muchas lágrimas, decepciones y proezas, antes de que las mujeres arquitectas obtuvieran por fin el debido reconocimiento y respeto que hoy se les concede. Lo consiguieron mujeres pioneras como Waltraud Blauensteiner, Martha Bolldorf-Reitstätter, Ella Briggs, Friedl Dicker, Hermine Frühwirth, Helen Koller-Buchwieser, Leonie Pilewski-Karlsson, Eugenie Pippal-Kottnig, Lionore Regnier-Perin, Helene Roth, Lilia Skala, Rosa Weiser y Liane Zimbler. Todas nacidas entre 1880 y 1920, dieron vida a una nueva categoría de mujer profesional. Fueron ellas las que penetraron en el ámbito masculino de diversas maneras y se ganaron la estima de sus colegas masculinos. Hay muchas arquitectas sobre las que merece la pena escribir, explorar su trayectoria profesional y conocer mejor su forma de pensar. Como ejemplo representativo -ya que en 2022 nuestra serie de artículos versa sobre la arquitectura creada por mujeres- hemos elegido a cuatro  destacadas personalidades que han sido noticia en el pasado reciente y  vuelven a serlo en el presente y el futuro próximo. En los números de este año de nuestro boletín mensual, presentaremos interesantes proyectos internacionales que dibujarán una imagen nueva, emocionante y quizás para algunos aún desconocida del vibrante panorama de la arquitectura femenina.

 


E.1027 de Eileen Gray en Cap Martin, en Roquebrune: la villa ha cobrado nueva vida gracias a la Asociación Cap Modern con su sensible restauración a su estado original. Foto: © Manuel Bougot

 

Una consideración inicial: Aunque nacieron en diferentes regiones del mundo, se descubren entre ellas muchas similitudes. No sólo crecieron todas en entornos económicamente acomodados  o muy privilegiados, sino que siempre consideraron el exterior y el interior de la arquitectura como una sola unidad. Tal vez, por un lado, incluso se presten a un cierto cliché que gusta ver a las mujeres como las "mejores" diseñadoras de interiores. Por otro lado, también abrieron nuevas e incluso compuertas, que acercaron a las generaciones posteriores o contemporáneas de hombres arquitectos al yin y al yang de la profesión.

 


Con gran destreza en la planificación, Eileen Gray utilizó magistralmente cada centímetro para que los demás se vieran bien: una brillante comprensión del espacio que hizo que hasta Le Corbusier sintiera envidia. Foto: © Manuel Bougot

 

Pues bien, nuestro viaje comienza en 1878, en Wessex, Irlanda, donde nació Eileen Gray. A los 20 años comenzó a estudiar en la Slade School of Art de Londres, una de las escuelas de arte más prestigiosas de Inglaterra, y finalmente acabó en París, donde continuó sus estudios en la École Colarussi y la Académie Julian. Pronto comenzó a crear sus propios diseños de muebles y, gracias a la amistad del editor de L'Architecture Vivante, Jean Badovici, conoció a grandes de la arquitectura como Gerrit Rietveld y Le Corbusier. Tras haber alcanzado cierta notoriedad gracias a su diseño de muebles, Badovici la convenció para que se dedicara también a la arquitectura: A partir de 1925, comenzó a construir su primera casa de diseño propio, en forma de L, llamada E.1027, en la costa de la Riviera francesa, donde acabó viviendo con su pareja. Se caracteriza por un diálogo íntimo con el mar y la playa, un epítome de la arquitectura marítima moderna que deja boquiabierto por su interior, con sus muebles empotrados inteligentemente planificados y sus brillantes piezas individuales. El hecho de que una mujer pudiera crear algo así fue una espina clavada en el costado del secretamente impresionado Le Corbusier: sus celos por esta habilidad le llevaron a un accionismo fatalista, como insultar la propiedad del vecino con una banal cabaña o pintar a gran escala las paredes de la casa, a las que tenía acceso como amigo de la pareja. Posteriormente, Gray se mudó, dejó a Badovici y se construyó, no muy lejos, una nueva casa sobre Menton.

 


La mayoría de los clásicos del mobiliario de Eileen Gray, como el sillón Bibendum y la mesa Ajustable, que también estaban en la primera obra de Gray, son producidos ahora por Classicon. Foto: © ClassiCon/ Hassos

 

"Para crear algo, primero hay que cuestionarlo todo".

Eileen Gray

 

Con la casa E.1027, Eileen Gray creó un icono arquitectónico que aún hoy inspira con su techo plano y sus altas ventanas. Dejó intencionadamente las paredes blancas y las unió estrechamente a los muebles empotrados, para que todo lo demás pudiera lucir en todo su esplendor: tanto la habitación como los famosos muebles solitarios, como la mesa Ajustable, sus alfombras o el sillón Bibendum. Tras décadas de cambios de propiedad y deterioro, el edificio, ahora propiedad del Estado francés, ha sido cuidadosamente restaurado por la Asociación Cap Modern a partir de fotografías originales y recientemente se ha abierto al público con visitas guiadas.

 


La cocina de Fráncfort: para Margarete Schütte-Lihotzky, fama y maldición a la vez. En 1989 se reprodujo fielmente en el Museo de Artes Aplicadas de Viena y forma parte de la colección permanente. Foto: © MAK / Gerald Zugmann, Georg Mayer

 

A más de 1.000 kilómetros del idílico Cap Martin, en Viena, Margarete Schütte-Lihotzky, nacida en 1897, se puso a trabajar. Fue la primera mujer que estudió en la K. & K. Kunstgewerbeschule, precursora de la actual Universidad de Artes Aplicadas, donde conoció a artistas aún no famosos como Josef Hoffmann y Oskar Kokoschka. También fue ridiculizada por sus colegas masculinos, que nunca confiaron en una mujer para construir una casa,  pero encontró un mecenas brillante y benévolo en su profesor Oskar Strnad, que la animó a participar en el concurso de viviendas para trabajadores, durante la década de los 20, donde se inició en la construcción social. Junto con Adolf Loos, y más tarde con Ernst Egli, trabajó en urbanizaciones, desarrolló tipos de casas básicas y, en 1922 -hace exactamente 100 años-, colaboró en las grandes exposiciones de colonos. A principios de la década de 1930, diseñó dos casas adosadas para la Werkbundsiedlung de Viena; de 32 arquitectos, fue la única mujer.

 


Las dos casas compactas para la Werkbundsiedlung de Viena, que Margarete Schütte-Lihotzky ayudó a diseñar, como única mujer participante. Se construyeron en una superficie de apenas 35 y 36 m2. Foto: ©  Werkbundsiedlung Wien / Martin Gerlach / Wien Museum

 

"Nunca imaginé construir estaciones de tren o palacios de la cultura. Quería ser arquitecta porque quería ayudar a aliviar la miseria de la vivienda".

Margarete Schütte-Lihotzky

 

A lo largo de su vida luchó contra que siempre se la asociara con el proyecto denominado la cocina de Fráncfort, deseando no haberla diseñado nunca. Está considerada el prototipo de la cocina moderna equipada, con ideas tomadas de la cocina de un coche-comedor de tren y basada en la economía de tiradores y escalones. La cocina se instaló 12.000 veces en las urbanizaciones de Fráncfort! En el transcurso de su vida -también políticamente- muy agitada, realizó, entre otras cosas, un jardín de infancia, dos edificios comunitarios, varias casas particulares y un edificio de una editorial. Activa hasta la vejez - Margarete Schütte-Lihotzky vivió hasta los 103 años –habitó hasta el final en un apartamento que correspondía a sus ideales arquitectónicos. En 2022, el apartamento en el que la primera arquitecta austriaca pasó los últimos 30 años de su vida y que, con su mobiliario original, está catalogado como monumento histórico, se abrirá como museo.

 


La Casa de Vidro en São Paulo fue diseñada por Lina Bo Bardi para ella y su marido, que encontraron un nuevo hogar en Brasil. La casa fue muy admirada y estableció nuevos estándares. Foto: ©  Instituto Bardi

 

Nacida en Roma en 1914, en plena Primera Guerra Mundial, y profundamente afectada por la Segunda Guerra Mundial cuando ya era adulta: Lina Bo Bardi, entonces todavía llamada Achillina Bo, estudió arquitectura en su ciudad natal, formación que completó con un centro de atención materno-infantil como tesis, e inmediatamente después fichó por el respetado arquitecto milanés Giò Ponti, con quien trabajó durante varios años. Poco después, en 1940, abrió su propio estudio de arquitectura, y siguieron años muy difíciles. Para la revista Domus de Ponti, realizó un viaje por la Italia destruida; cuya impresión la impulsó a emigrar a Brasil con su marido, el crítico, galerista y periodista Pietro Maria Bardi, donde comenzó una nueva vida, también en lo que a arquitectura se refiere.

 


La Silla Bowl es el mueble más famoso de Lina Bo Bardi, reproducido hoy por el fabricante italiano de muebles Arper, que sigue teniendo mucho éxito como clásico de los años 50. Foto: © Instituto Bardi 


"La libertad artística siempre se ha considerado una libertad 'individual'. Sin embargo, la verdadera libertad sólo existe en la colectividad. Es una libertad de responsabilidad social que es capaz de trascender los límites de la estética...".

Lina Bo Bardi

 

Al principio tuvo mucho éxito con las exposiciones y llegó a los círculos ilustres, a los que también pertenecía Oskar Niemeyer. Lina Bo Bardi construyó para sí misma la Casa de Vidro, en su nuevo hogar en São Paulo, con la que causó un gran revuelo y dio lugar a numerosos encargos. Entre ellos, el Museo de Arte de São Paulo, el centro cultural y deportivo Fábrica da Pompéia, la Prefeitura Municipal y la iglesia Espirito Santo do Cerrado. También diseñó los interiores de algunos de estos edificios. Especialmente conocida y querida es su legendaria silla Tazón, una semiesfera tapizada sobre un anillo de metal. Casi 30 años después de su muerte, en 1992, se le concedió el León de Oro por la obra de su vida en la Bienal de Arquitectura de Venecia.

 


Su arquitectura es como una explosión de formas: El Centro Heydar Aliyev de Bakú (Azerbaiyán) es sólo una de las muchas obras de Zaha Hadid que parecen suspender los principios de la estática y la gravedad de forma extravagante. Foto: ©  ZHA/ Iwan Baan

 

La cuarta del grupo es Zaha Muhammad Hadid, que nació en Bagdad en 1950 en el seno de una rica familia de inversores. La familia, muy orientada a Occidente, ofreció a la hija todas las oportunidades, y de niña diseñó su propio mobiliario. No sólo le fascinaba su casa de estilo Bauhaus, sino también Giò Ponti, que estaba construyendo el Ministerio de Planificación iraquí, una réplica de la Torre Pirelli de Milán. No es de extrañar que decidiera ser arquitecta a los once años. Tras una breve incursión en las matemáticas, comenzó sus estudios de arquitectura en la AA -Escuela de la Asociación de Arquitectos de Londres, hace exactamente 50 años- en 1972. Sus padres adoptivos, Rem Koolhaas y Bernard Tschumi, también muy jóvenes, ya se fijaron en ella por su especial talento. Koolhaas la contrató para su despacho, pero ella misma decidió trabajar como profesora en la AA y finalmente fundó su propio despacho en 1980, que su compañero de muchos años Patrik Schumacher sigue dirigiendo en la actualidad, manteniendo su nombre.

 


Diseñar como un puro juego: Zaha Hadid siempre se inspiró en los paisajes y en lo que la erosión hace de ellos. Foto: © ZHA/Steve Double

 

"La arquitectura es como la escritura. Hay que ir retocándola para que parezca que no hay esfuerzo."

Zaha Hadid

 

Zaha Hadid ha cautivado a varias generaciones de estudiantes y prácticamente ha abolido el ángulo recto con su arquitectura. Durante mucho tiempo estuvo luchando contra los molinos de viento; sus edificios se consideraban injustificadamente "no construibles". Así que no fue hasta 1990 cuando logró su verdadero avance con la estación de bomberos de Vitra. Le siguieron el phæno de Wolfsburgo, el salto de esquí y el Hungerburgbahn de Innsbruck, el edificio central de BMW en Leipzig, el Centro Acuático de Londres, la Ópera de Guangzhou, el museo de arte MAXXI, el Museo Riverside y un sinfín de iconos más. También se ha hecho un nombre en el diseño, por supuesto manteniéndose fiel a sus características "curvas". Se podría decir que se une a las filas de las arquitectas excepcionales. Pero hay algo que la hace única: en 2004 fue la primera mujer en recibir el Premio Pritzker, además de muchos premios internacionales de primera categoría.

 


La Ópera de Guangzhou es en sí misma parte de la dramaturgia de la que Zaha Hadid es directora: ausencia de ángulos rectos, paredes y techos inclinados, pasillos para el público que fluyen unos dentro de otros, huecos en las paredes y ejes de visión: todo ello juega con la percepción del espacio de los visitantes. Foto: © ZHA

 

Las cuatro arquitectas estaban muy vinculadas al mundo de los medios de comunicación: A la casa E.1027, de Eileen Gray, le dedicó un número entero la revista L'Architecture Vivante e Jean Badovici. Margarete Schütte-Lihotzky escribió su primer artículo ya en 1921 ("Algunas cosas sobre el mobiliario de las casas austriacas con especial referencia a los edificios de la colonia. Casa de Silesia. Número 8. Breslau 1921) y también se dedicó a publicar más tarde, sobre todo en la década de 1950. Lina Bo Bardi trabajó como diseñadora gráfica y periodista durante la Segunda Guerra Mundial, y en 1943 incluso asumió la dirección de la revista de arquitectura Domus. Por último, Zaha Hadid fue una estrella mediática no sólo por su extraordinaria arquitectura sin esquinas ni aristas, sino también por ella misma, y sigue siéndolo.

 

Originalmente escrito por Barbara Jahn

Abriendo camino en un mundo de hombres
Volver al resumen

A@W Newsletter

Manténgase informado, suscríbase a nuestra newsletter mensual.

>> Suscríbase

¿Le interesa tener visibilidad en nuestra newsletter?

>> Haga clic aquí

Lighting partner

Media

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En colaboración con

 

Design & Plan