CCIB Barcelona

15 & 16 marzo 2023

A@W Newsletter

Carme Pinós - La arquitectura como lugar de cruce y encuentros

31 mayo 2022

Con una dilatada  y reconocida trayectoria, la obra de la arquitecta Carme Pinós refleja una profunda reflexión entre el objeto arquitectónico y su entorno.

 

por Marta Rodríguez Bosch

 


La arquitecta Carme Pinós fundó estudio de arquitectura propio en 1991. © Antonio Navarro

 

Desde el estudio que comanda, Carme Pinós afirma: “Entendemos la arquitectura como algo vivo, capaz de echar raíces y que se alimenta del territorio que nos rodea. La entendemos como un detonante de relaciones, como un lugar de cruces y encuentros”.

 

Cuando en 2021 Carme Pinós recibió el Premio Nacional de Arquitectura, máximo galardón de la profesión en España, además de la solidez y excelencia de su trayectoria, el jurado destacó la responsabilidad social y la sostenibilidad perseguida por sus proyectos, así como su transversalidad como profesional, promoviendo el dialogo de la arquitectura con otras disciplinas.

 


Escuela Massana.Centro de Arte y Diseño, Barcelona (2008-2017), forma parte de la reordenación de la plaza de la Gardunya, en el casco antiguo de Barcelona. © Duccio Malagamba


Nacida en Barcelona, en 1954, Carme Pinós se  licenció en arquitectura y urbanismo en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona, en una promoción donde convivieron cuatro mujeres frente a 200 varones. (Hoy en las aulas de arquitectura las mujeres sobrepasan a los hombres). Si bien su trabajo despuntó desde  muy pronto, entre los proyectos que le dieron más proyección internacional se encuentran la Torre de oficinas Cube I en Guadalajara, México (2002-2005), del que el museo MoMA de Nueva York adquirió en 2006 la maqueta para su colección permanente de arquitectura. O el Edificio de Departamentos del Campus WU de  Viena. Desde 2010, el Centro Pompidou de París también atesora varias maquetas de su obra.

 

Son muchos los proyectos que ha realizado en los diversos ámbitos de la arquitectura, en paisajismo y urbanismo. Abordarlos sería tarea ingente. Sin embargo, me detendré en uno concreto. Por encontrase en la ciudad donde ha nacido Carme Pinós y tiene su despacho. Aunque, también, por haber tenido la oportunidad de recorrerlo en repetidas ocasiones. Se trata del conjunto que comprende la urbanización de la plaza de la Gardunya, con la nueva sede de Escuela Massana de Arte y Diseño, un nuevo bloque de viviendas y la nueva fachada posterior para el emblemático Mercado de la Boquería de La Rambla, en el centro histórico de Barcelona. 

 

Escuela Massana. El gran atrio central, atravesado por una escultural escalera, actúa como pasaje urbano. © Duccio Malagamba


La plazade la Gardunya, que durante medio siglo fue parking de coches, tras su intervención pasó a espacio público para disfrute de los ciudadanos. Con la particularidad de que la plaza es también el negativo de las construcciones proyectadas por Pinós. Es un proyecto desarrollado a partir de rastrear concienzudamente el lugar, que se imbrica en la intensidad vital del barrio del Raval. Los edificios rehúyen la frontalidad y se acoplan al fluir de la gente, haciendo gala de personalidad propia: Representatividad y lenguaje abstracto, la escuela. Escala doméstica, las viviendas.  Mientras que el nuevo sistema de cubiertas descendentes en el mercado, enlazan con su propia historia. En todos los casos, se generan espacios de relación con el entorno que se engarzan unos a otros.   

 


Hotel Son Brull, Mallorca (2016-2019). El  proyecto persigue ser parte del paisaje, una simbiosis entre lo construido y la naturaleza. © Ruben Besco
 

Una faceta menos conocida de Pinós es la de diseñadora de producto, que inició hace ya una década. La colección Objects, editada por su propio estudio, incluye contenedores y elementos multiuso donde la chapa de acero plegado o la madera exhiben una esencialidad expresiva. Con una filosofía que pasa por resolver las necesidades con los mínimos medios y materiales.

 

En el panorama español es habitual que bastantes mujeres arquitectas compartan estudio con su pareja en la vida personal. Carmen Pinós hace muchos años que lidera su propio estudio sola (desde 1991), con un prestigio reafirmado por su nombre y apellido. No obstante, en sus inicios trabajó asociada al reconocido arquitecto Enric Miralles, al que estuvo unida en lo profesional y personal, y con el que firmó una temprana e innovadora obra, el Cementerio de Igualada (1985-1991), que les valió gran espectación internacional. En esta población a 70 km de Barcelona, la singular fractura en la tierra que trazaron, en un recorrido en Z a diferentes niveles y una pavimentación prevista de hojas caídas que iría sedimentando con el tiempo, puso un punto y aparte en el diseño de cementerios y memorial de nuestros difuntos.

 


MPavilion (2018), Melbourne, creado por Pinós. © John Gollings

 

A lo largo de su carrera profesional Carme Pinós ha recibido numerosos galardones entre ellos: el Premio Internacional Francés de Mujeres Arquitectas 2017- ARVHA, la Medalla Richard J. Neutra de la Universidad Politécnica de California y el Premio Berkeley-Rupp Prize por su contribución a la promoción de la mujer en la arquitectura y su compromiso social, en el 2016. La Creu de Sant Jordi, 2015, del Gobierno de Cataluña por su aportación a la cultura y defensa de los valores cívicos. El último, y muy reciente, ha sido el Premio Arnold W. Brunner Memorial 2022, el principal galardón de la American Academy of Arts and Letters. A ello suma su actividad docente, impartiendo clases en universidades de todo el mundo.

Carme Pinós - La arquitectura como lugar de cruce y encuentros
Volver al resumen

A@W Newsletter

Manténgase informado, suscríbase a nuestra newsletter mensual.

>> Suscríbase

¿Le interesa tener visibilidad en nuestra newsletter?

>> Haga clic aquí

Lighting partner

Media

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En colaboración con

 

Design & Plan