CCIB Barcelona

15 & 16 septiembre 2021

A@W Newsletter

La influencia del color en la arquitectura y el diseño

2 marzo 2021

«El color no solo añade una cualidad agradable al diseño, sino que lo refuerza», dijo el pintor e ilustrador francés Pierre Bonnard, a principios del siglo XX. Una afirmación que hoy cobra más sentido que nunca, con el color convertido en un elemento cada vez más presente en el mundo de la arquitectura y el diseño.

Dado que los conos de nuestros ojos son capaces de distinguir un color de otro, los colores han formado parte integrante de nuestras vidas, e incluso de nuestra evolución como especie, hasta el punto de que nuestra supervivencia depende de que nuestros ojos reconozcan mejor colores como el rojo y el amarillo (como en los semáforos) que el verde y el azul. Sin embargo, nuestra percepción del color también es muy subjetiva y llega a estar anclada a nuestra identidad cultural y social como seres individuales. Por ello, cuando abordamos el tema del color en las esferas de la arquitectura y el diseño, es importante señalar que no existen colores correctos o incorrectos. Más bien podría argumentarse que, a la hora de seleccionar los colores, se trata de considerar el contexto espacial de un entorno determinado.

Si contemplamos el color desde una perspectiva geográfica, resulta evidente que la geografía también desempeña un papel relevante. Tomando como ejemplo la colorida arquitectura de Ciudad de México, las sutiles iglesias de roble blanco de los países nórdicos, o los vibrantes paisajes industriales de las ciudades costeras de Francia, observamos que la educación cultural y geográfica del arquitecto se transfiere a la identidad de los edificios.



En el nuevo restaurante Popl Burger de Copenhague, diseñado por Spacon & X,
se emplean toques de color distribuidos por todo el espacio para comunicar
la atmósfera del lugar. © Foto: Bjørn Bertheussen

Nikoline Dyrup Carlsen, arquitecta afincada en Copenhague y cofundadora del estudio de arquitectura multidisciplinar Spacon & X, señala: «Creo que el potencial del color está subestimado en la arquitectura, especialmente en Escandinavia. El color puede tener un impacto profundo en nuestra percepción de los espacios. En Spacon & X, a menudo perseguimos utilizar el color como un vehículo para comunicar los valores de un determinado proyecto, ya sea el ADN de un lugar de trabajo, el ambiente de un restaurante, o crear una sensación de bienvenida en un hotel».


Los tonos azul vibrante y amarillo se emplean en la oficina de la Autoridad Danesa de
Seguridad Tecnológica como eco de los valores de seguridad y bienestar de la institución.
Diseñado por Spacon & X. © Foto: Spacon & X

Cabe afirmar aquí que el color puede ser considerado circunstancial en su esencia: nuestra percepción de un color depende del contexto en el que se muestra. A su observación anterior, Dyrup Carlsen añade: «Como humanos, tendemos a exigir más de los espacios en los que habitamos. Ya hemos dejado atrás las opciones estándar de cubículos blancos y estamos empezando a trabajar desde un interés genuino por aspectos como la identidad y el ADN de cada material y superficie».


Instalación de Margrethe Odgaard en la sala de exposición de la empresa textil danesa Kvadrat, que usa el color como un medio para comunicar los valores de diseño de la firma. © Foto: Kvadrat

Si dirigimos la mirada hacia el uso del color en el mundo del diseño, nos encontramos con Margrethe Odgaard, diseñadora danesa de textil y color. Odgaard, conocida por obras que se aproximan al color como una percepción sensorial envolvente capaz de dejar una huella positiva en el observador, ha colaborado con firmas como Kvadrat, Muuto y HAY, entre otras, en paralelo a sus exposiciones en lugares que incluyen el Designmuseo de Helsinki y el Willumsens Museum. Cuando se le pregunta cómo enfoca su trabajo con el color, responde: «Para mí, no se trata tanto de una cuestión del color como tal, sino más bien de la luz, de cómo la luz llega a la superficie sobre la que se asienta el color, cómo se absorbe, cómo se refleja y, en última instancia, la energía con la que llega a nuestros ojos. Para mí, trabajar con el color implica una manifestación física de la luz sobre una superficie que puede alimentarnos a nosotros y a nuestros sentidos».


Serie de composiciones de cortinas de Margrethe Odgaard en la que se estudia la interacción de diversos colores a través de un diseño de tipo patchwork. Creada con textil Panorama de Odgaard para Kvadrat en el museo Munkeruphus. © Foto: David Stjernholm

Aunque el color puede parecer un campo de estudio infinito donde las opciones son ilimitadas, Odgaard afirma que se debe abordar con una actitud decidida: «Tienes que identificar cuál es tu intención con el color. ¿Qué efecto emocional y perceptivo quieres evocar? ¿En qué contexto vivirá y trabajará? Es necesario tener una visión y dirección claramente definidas desde las que puedas partir».


The Popsicle Index: Studies in Sensory Perception (2018), de Margrethe Odgaard. © Foto: Andreas Omvik

A pesar de todo, si bien la percepción del color depende de numerosos aspectos y especialmente de nuestra propia individualidad, podemos afirmar sin lugar a dudas que, en cualquier caso, el contexto es un factor crucial que debe considerarse a la hora de trabajar con el color, ya sea en las paredes de un restaurante, en el matiz de la tela de una cortina o en el tono de una silla.
                                                                                                                                                                                                                                                

Originalmente escrito por Nikolaj Hansson


 







 











La influencia del color en la arquitectura y el diseño
Volver al resumen

Newsletter

Mantente informado, suscríbete a nuestra newsletter mensual.

>> Suscríbete

¿Te interesa tener visibilidad en nuestra newsletter?

>> Haz clic aquí

Patrocinadores 2020

 

Lighting Partner 2020

Media

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En colaboración con

 

Design & Plan